miércoles, 6 de abril de 2011


OLGA SÁNCHEZ GUEVARA 

(La Habana, Cuba). Escritora y traductora. Licenciada en Lengua Alemana por la Universidad de La Habana. Miembro de la Unión de Escritores y Artistas de Cuba (UNEAC). 
Ha publicado: Viamontes: el último vuelo, testimonio, Editorial Ácana, Camagüey, Cuba, 2003, reimpresión en 2004; Cartas de la nostalgia, prosa breve y relato, Ediciones Bayamo, Bayamo, Cuba, 2004; Conversación con ángeles, Editorial Ácana, Camagüey, Cuba, 2005; Ítaca, Fundación Sinsonte, Zamora, España, 2007; Óleo de mujer junto al mar, Ediciones Unión, La Habana, 2007. Ensayos y textos suyos han aparecido en Revista Mexicana de Cultura, Antenas, Revolución y cultura, La letra del escriba y otras publicaciones periódicas, así como en los sitios web cubaliteraria.cu y cubarte.cu; Cartas de la nostalgia y otros dos textos suyos fueron traducidos al alemán e incluidos en la antología de narrativa femenina latinoamericana Mosaik aus dem Innersten, en Salzburgo, Austria. 
A continuación se publica el pequeño ciclo de poesía Miradas, formado por Tríptico para dos, Marina en dos orillas y La miniaturista; este cuadernillo obtuvo primera mención en el premio de poesía "Digdora Alonso" de la ciudad de Matanzas, Cuba, en el año 2008.



MIRADAS 
de Olga Sánchez Guevara © 


TRÍPTICO PARA DOS 


Mínima canción 

A veces sueño despierta 
un cielo multicolor 
nubes que se vuelven alas 
lluvia que se vuelve amor 
a veces digo tu nombre 
como quien besa una flor 



Sobre un verso de Miguel Hernández 

Porque has crecido junto a mí 
conmigo 
porque he crecido junto a ti 
como dos árboles que en un abrazo 
inseparables 
ya son uno 

Los consuelos para la ausencia 
aquello de que siempre estás aunque no estés: 
vanas palabras 

Nada como tu piel junto a la mía 

Desnúdame de sombras 
inúndame de aromas 
desbórdame de luz 



Nosotros dos 

Cada mañana Penélope teje el regreso de Ulises 
cada noche desteje la esperanza del día que termina 
sólo para recomenzarla al día siguiente con brío renovado 
eterno mito de la espera por el amor que vuelve siempre 

Transcurren los veranos, los inviernos 
y nuestras idas y retornos refuerzan nuestros lazos 
y nacen y pasan las flores, los sueños 

Y el canto del sinsonte, la brisa al mediodía 
los aromas del alba y las tardes de sol 
todo lo que es efímero permanece en nosotros 
y después de nosotros continúa 

Cada mañana y cada noche tejemos tú y yo juntos 
la urdimbre de un amor que es nuestra vida y más 


MARINA EN DOS ORILLAS 
A Rodolfo Häsler 

Hay una barca sobre el mar dorado y el silencio 

En la memoria aquel vals de la nieve 
y el sol del trópico en la piel 

De dónde te trajo el amor 

Adónde te escondiste 
duende ángel 

El claroscuro de la habitación 
retiene tu presencia 

Y los cuatro pequeños jugando en el jardín 
–vergel en medieval libro de horas– 
susurran sus preguntas 

Dónde ahora tu huella, no más que un trazo de pincel 
iluminando el mar 


LA MINIATURISTA 
A Maydelina Pérez Lezcano 

Todavía queda entre sus dedos polvo de oro 
mientras la Virgen y Gabriel Arcángel dialogan a la altura 
de la filigrana 

Se parece a las hadas y a los que construyeron las catedrales góticas 
en su prodigio y sueño se despliega un país de maravillas 

Alas angélicas acercan a sus ojos el éxtasis 
para que de sus manos brote hecha color y forma 
la música de las esferas 

Y la Dama Pobreza franciscana se instala gustosa en su espacio 
donde trabaja la miniaturista sin prisa y sin pausa 
como los astros en su incesante andar 



----------------------------------------------------------------

SUPLEMENTO DE REALIDADES Y FICCIONES
Propietario y Director: Héctor R. Zabala
Av. Libertador 6039 - 5º (C1428ARD)
Ciudad de Buenos Aires, Argentina
Nº 37 – Abril de 2011 – Año II


SUPLEMENTO: http://colaboraciones-literatura-y-algo-mas.blogspot.com/
REVISTA: http://revista-realidades-y-ficciones.blogspot.com/

1 comentario:

  1. Olga, te felicito por el poema Nosotros dos.Por el mito y el relato diario. Por el viaje, la espera y el tejido. Por apresar en esos puntos lo bueno de la vida. Porque has sabido
    entrar y decir algo del misterio del amor.
    Un abrazo
    Isabel Llorca Bosco

    ResponderEliminar