jueves, 2 de junio de 2011

CARLOS ENRIQUE CARTOLANO 

Nació en Punta Alta, Provincia de Buenos Aires, el 15 de enero de 1947. Desde los catorce años vivió en Buenos Aires; más tarde en el conurbano. Escribe sistemáticamente desde un año antes de aquel trasplante. Tuvo amigos y maestros que lo motivaron; aunque cree el equilibrio en el lenguaje poético nació de los relatos de una tía abuela italiana que lo paseó por sus sueños desde muy chico. Después tuvo sus propios sueños. Su primer poemario nació en 1969: Los cantos van al canto (Editorial Ergon, Buenos Aires). Sus padrinos y presentadores en la aventura fueron Jorge Calveti y Joaquín Gianuzzi; y el libro vistió pañales nada menos que en la galería de arte que entonces dirigía Carlos Débole. Después hubo dos o tres poemarios que censuró y quemó, seguramente aterrado ante la indiscreción que significaba para él haber publicado precozmente. Se casé en 1970. Llegaron cinco hijos junto con la felicidad del matrimonio. Dirigió o codirigió varias revistas literarias o culturales: Gente Joven, El Candil, Taller de Letras; también organizó junto con el poeta Jorge Castillo recitales de poesía musicalizada en el bar La Poesía de San Telmo (1982), en el preciso momento en que comenzábamos a salir de la dictadura. Con el sello editorial Taller de Letras, ambos apadrinaron algunas publicaciones de nuevos autores argentinos. Ese mismo año participó de la antología Poesía Varia, junto con otros diez poetas. Asistió a los talleres literarios de Grillo Della Paolera, Osvaldo Rossler y Elizabeth Azcona Cranwell; después tuvo su propio taller de poesía y narrativa en la Sociedad Estímulo de Bellas Artes de Ramos Mejía. En 1997 publicó La resurrección de Neruda, poemas (Taller de Letras, Buenos Aires). Detrás de ese poemario siguieron Cuerdas (1998-2003); El piquete y otros poemas (2002); Avisos y señales (2004-2006); Nuevos homenajes (2007); Poemas del amor que vence a la muerte (2007-2008) y A ojo y de oídas (2009-2011); los seis inéditos. En 2008 comenzó a publicar en el blog La trampa de arena, título a su vez de una primera novela que no dio a conocer; la misma inició una zaga que concluye Huevos en la herida, asimismo inédita. Entre 2007 y 2009 trabajó arduamente en una colección de ensayos que viene presentando en diversos certámenes sin resultados hasta el momento: Tierra regada, la independencia mal tenida. También es este inédito el iniciador de una zaga que continuará De Fierro, ocupar la tierra, actualmente en proceso de escritura. Estos trabajos se fueron publicando en el blog Diáspora Sur, y desde hace pocas semanas también en De Fierro. Mantiene en proceso de escritura, desde 2009, una colección de cuentos, que se titulará Completar la mirada. Pocas semanas atrás la editorial EMOOBY, de Madeira, Portugal editó digitalmente cuatro de sus poemarios en dos volúmenes: Cuerdas y El piquete y otros poemas, el primero, y Avisos y Señales y Poemas del amor que vence a la muerte, el segundo. También publicó, en un tercer volumen, Tierra regada, la independencia mal tenida. Fue premiado y mencionado en diversos certámenes literarios argentinos, americanos y europeos. Participó de antologías argentinas, latinoamericanas y europeas, tanto ortodoxas como virtuales. Algunos de sus poemas fueron traducidos al italiano.:




PROLONGACIÓN DE LA MANO [1]
de Carlos Enrique Cartolano ©

I.

Sólo la mano sobrevive
Sentencias del oleaje.
Emerge prolongándose
Cava tesoros del inca
Lleva vista en su palma
Sabe/ Huele/ Canta
Escucha en caracoles.

Es lejana pero alcanza
Hijos y hombros de viaje
Casi extraños. Demudados
Lavados por soplos
Del mismo mar. Unos
Vuelven aferrándose:
Confiesan extravíos.

Sólo la mano planea
El último verano. Goza
Estallidos del amor
Responde al alma
Ilumina y otros vuelven
Encandilados/ Locos
Mostrando hallazgos.

¡Y cómo ve la mano
Palma abierta al viento
Despidiendo. Llamando
A un mismo tiempo!
Con ella en ella
Escriben/ Leen/ Rezan
Respiran paraíso.


II.

Grabó las piedras
Empuñó estiletes
Legó secretos
En tablillas de mármol.
Explumó gansos
Y derrotó tantas noches
Derramándoles tinta.

Todo leyeron
Los eternos sucesores
Del nudo/ El jeroglífico
El ángulo y las miradas
De dioses interiores.
Leyeron/ Repitieron
En lenguas oceánicas.

Después martilló
La mano combativa
Y grabó memorias
Como Dios los corazones
Pretendiendo eternidad
Horadó/ Impulsó
Eléctricos ardores.

No la mano que copia
La que esclaviza luz
No la que enamora
Con mieles sugerentes
De falso amor.
Mano creadora es ésta:
La que ata o separa

Tendiendo hilos de verdad.


III.

Mano que importa
Prolongada en cada rostro
Ósmosis del alma
Ojos/ Nariz/ Y voz
Van estirando versos.
Abierta garganta
Asesinando números.

Y mano que siembra
Desatando próceres
De mármol y fusilerías.
La que respira y suspira
Alienta/ Reconoce
Armada de fe/ Fortalecida
Naval descubridora.

Sólo la mano sobrevive
Porque ama y es amada
No la doblan sentencias
De mar ni de los hombres.
Es un juez que se desviste:
Su quilla lastima y mata
Precios/  Exangües adulones.

Dormí con ella. Me despertó
Con cinco urgencias
Y buscó a la hermana
Del mismo soplo.
Me alzó apoyándose
En cinco respuestas:
Entonces logré escucharla

Obedecí el dictado.

[1]  De A ojo y de oídas, inédito.



----------------------------------------------------------------

SUPLEMENTO DE REALIDADES Y FICCIONES
Propietario y Director: Héctor R. Zabala
Av. Libertador 6039 - 5º (C1428ARD)
Ciudad de Buenos Aires, Argentina
Nº 44 – Junio de 2011 – Año II


SUPLEMENTO: http://colaboraciones-literatura-y-algo-mas.blogspot.com/
REVISTA: http://revista-realidades-y-ficciones.blogspot.com/

No hay comentarios:

Publicar un comentario